KROKE official pl en es

Más sobre la banda




TOMASZ KUKURBA
  viola

JERZY BAWOŁ
acordeón


  TOMASZ LATO
  contrabajo

Desde el principio, la idea del grupo fue una búsqueda continua de algo nuevo, también dentro de nosotros. Nos gustaría que nuestra música fuese denominada simplemente “ Música Kroke” – admiten los músicos.

 KROKE (que en yiddish significa “Cracovia”) fue formado en 1992 por tres amigos: Tomasz Kukurba, Jerzy Bawoł y Tomasz Lato. Como graduados de la Academia de Música de Cracovia, así como artistas sumidos en plena búsqueda, no se abstuvieron de experimentar con el jazz y la música contemporánea. El grupo, asociado en sus inicios a la música klezmer, oscila ahora entre varios géneros. Estos artistas se inspiran en la música étnica de todo el mundo, pero sin embargo enriquecen sus trabajos con sus propias improvisaciones. De este modo, KROKE crea un estilo único que sobrepasa el tiempo, las formas y fronteras.

KROKE fue una de las primeras bandas en llevar su música a su público. Se podía encontrar a sus músicos tocando en las calles y en los clubes del barrio de Kazimierz, el antiguo barrio judío de la ciudad. Las composiciones musicales que tocaban, completamente desconocidas para unos, despertaban en otros los recuerdos de un mundo que había sido olvidado hacía tiempo. Fue allí donde se pudieron escuchar los temas que aparecieron en 1993 en el primer casete de la banda, que ellos mismos lanzaron y financiaron.

Un día, Kate Capshaw, esposa de Steven Spielberg que entonces estaba rodando en Cracovia su película “La lista de Schindler”, llegó al restaurante “Ariel” donde solía tocar el grupo. Una noche llevó a su marido a un concierto. El director enseguida reconoció el talento de KROKE y los invitó a actuar en la ceremonia de la “Survivors Reunion”, organizada en Jerusalén en honor a los supervivientes de la lista de Oskar Schindler. “Desde ese crucial momento todo se volvió más profundo...Fue entonces cuando la banda realmente empezó a existir. De esta gente recibimos algún tipo de bendición musical, de hecho algunos eran klezmorin”- comentan los músicos. 

Pero aquello fue solo el comienzo de una gran aventura. Spielberg le envió una copia del casete de KROKE a Peter Gabriel, que en 1997 invitó al grupo a viajar al Reino Unido para participar en el Festival Womad. El público les brindó una excelente acogida tanto por aquella actuación en directo como por su álbum debut Trio (1996). Este encuentro tuvo como resultado varias sesiones de grabación conjuntas en los estudios Real Studio. Parte de estas grabaciones fueron usadas posteriormente por Peter Gabriel en su disco “Long Walk Home”, la banda sonora de la película “Rabbit-Proof Fence”, titulada en español “Generación robada”.

En 1997 se publicó Eden, su segundo álbum. En esta ocasión, los motivos tradicionales klezmer, combinados con una moderna sensibilidad musical, adquirieron una tonalidad nueva y más intensa. Desde entonces, KROKE buscó llegar a patrones sefarditas y árabes, sin cortar totalmente con su origen tradicional klezmer. El resultado de esta búsqueda fue el álbum Sounds of a Vanishing World – un atmosférico testimonio de la evolución de KROKE y de la capacidad de sus músicos para crear su propio estilo. Prueba de que las decisiones musicales tomadas por los miembros del grupo fueron las correctas, fue el hecho de que KROKE recibió por este trabajo el prestigioso premio “Preis der Deutsche Schalplattenkritik” en el año 2000.

En el verano de 2001, durante una gira por Cornualles, KROKE se encontró por primera vez con Nigel Kennedy. El artista demostró un interés inmediato en colaborar con ellos, que tuvo como resultado la grabación conjunta del álbum East meets East en 2003. KROKE fue además nominado a los premios de la Radio BBC 3 en la categoría de “World Music” y la colaboración con Nigel Kennedy se desarrolló en una serie de aclamados conciertos en diversos festivales europeos. Al mismo tiempo, se lanzaba otro disco de Kroke Ten Pieces to Save the World. Este melódico álbum llegó a ocupar el segundo puesto de la lista europea de “World Music Charts” y supuso la culminación de la primera década del grupo. En 2004 sacaron otro disco en directo - Quartet. Live at home – que fue grabado en el estudio de grabación “S-5” de Radio Kraków, con la participación del batería de jazz Tomasz Grochot, que tocaría durante unos años con ellos.

Un año después, el grupo comenzó un nuevo proyecto en colaboración con Edyta Geppert y Krzysztof Herdzin. Dicho proyecto se completó con la publicación del álbum Śpiewam Ŝycie que consiguió el disco de oro. La banda además realizó una gira por Polonia y Alemania con el programa “ KROKE-sinfónico” junto con la orquesta Sinfonía Báltica dirigida por Bohdan Jarmołowicz.

En 2006 el tema “The Secrets of the Life Tree” interpretado por KROKE fue incluido en la banda sonora de la película “Inland Empire” de David Lynch. Un año después en el 15º aniversario de la banda, KROKE publicó un nuevo disco de estudio - Seventh Trip - un viaje energético a través de caminos musicales orientales. El 2008 fue un año lleno de actividad y conciertos tanto en Polonia como en el extranjero, todo ello combinado con el trabajo en un proyecto íntimo con arreglos de Krzysztof Herdzin. El estreno de esta aventura tuvo lugar en España con la participación de la Sinfónica de Burgos. Cracovia y San Petersburgo fueron otros escenarios donde se pudo disfrutar de este proyecto, esta vez con la participación de la Sinfonietta Cracovia dirigida por Robert Kabara, lo que dio al proyecto un tono único salido de la mezcla de la música clásica y la contemporánea.

El año 2009 también fue un año crucial para la trayectoria artística de KROKE. La banda volvió a actuar cada vez con más frecuencia como trío, sin batería, haciendo conciertos más íntimos y su música recuperó de nuevo un tono askenazí y balcánico. Janusz Makuch, el director del Festival Judío de Cracovia, lo interpretó como “ una vuelta a los orígenes”, y la banda plasmó su nueva búsqueda en el disco “Out of sight”, donde coexisten temas llenos de energía inspirados en la tradición klezmer con composiciones al límite del jazz, aderezadas con la maravillosa voz de Tomasz Kukurba.

En 2010, la banda estuvo de gira con el grupo noruego Tindra y además, compartió escenario con el violinista español Diego Galaz. También actuaron junto a Nigel Kennedy en el “Polish Weekend” en el Southbank de Londres. En enero del 2011 KROKE acompañados por Maja Sikorowska (voz) y Sławek Berny (percusión), grabaron doce canciones griegas llenas de emociones e impresiones. El resultado de este trabajo fue la publicación de “Avra”, un excelente álbum. En estos dos últimos dos años surgieron dos nuevas colaboraciones. Una con la cantante de Mongolia Urna Chahar-Tugchi. Y otra nueva colaboración con Krzysztof Herdzin así como con Anna María Jopek, que participaron en el último trabajo publicado, Feelharmony, grabado con la orquesta Sinfonietta Cracovia.

El klezmorin principalmente improvisa. La improvisación aparece en la música de KROKE desde sus comienzos y hasta hoy sigue siendo su elemento más importante explican los músicos.